Masaje deportivo

El deporte implica superación y como tal una exigencia física para conseguir la victoria o mejorar nuestra marca. Buscar los límites de nuestra capacidad ocasiona un desgaste que puede repercutir en el rendimiento o en la salud del deportista.

Con el masaje favorecemos que la fatiga se reduzca rápidamente, prevenimos lesiones y si éstas se producen, acelera la recuperación. Es un medio para ayudar al deportista a alcanzar un nivel óptimo. El deporte se considera fuente de salud y su práctica se ha extendido entre la población pero tiene un componente intrínseco de esfuerzo, gasto de energía y riesgo de posibles lesiones. Con el masaje todo deportista puede tener a su disposición un método natural para cuidarse, recuperarse del esfuerzo y aumentar la capacidad de trabajo.

No es propiedad del deporte de alto rendimiento. El/la deportista aficionado puede y debe beneficiarse de las virtudes del masaje deportivo para conseguir sus objetivos personales.

Efectos:

♦ Puede aumentar y disminuir la sensibilidad, reducir el dolor.
♦ Regula el tono muscular.
♦ Aumenta el flujo sanguíneo y temperatura.
♦ Aumenta el intercambio de gases.
♦ En relación al sistema nervioso el masaje puede relajar pero también estimula, depende de la técnica empleada.
♦ Mejora la movilidad de las articulaciones.
♦ Disminuye la fatiga muscular.
♦ Favorece la eliminación de productos de desecho el organismo.
♦ Aumenta la oxigenación.
♦ Reduce el tiempo de recuperación.
♦ Relajación psíquica.

Cerrar menú